Histeria y miedo se adueñan de un Jerusalén blindado


Jerusalén / La tensión se apreciaba ayer en los pequeños detalles. En el respingo del taxista israelí con el sonar de una ambulancia; en el giro de cabeza de los transeúntes ante un cambio de ritmo de alguien que pasa a su lado; en las miradas de desconfianza y las armas colgadas de los cinturones de algunos ciudadanos. Las medidas aplicadas por el Gobierno de Benjamín Netanyahu contuvieron nuevos ataques y ayer fue una jornada sin víctimas mortales en Jerusalén. Una calma relativa, porque la sensación es de acecho.

La mayoría de las tiendas del pasadizo que da acceso a la Explanada de las Mezquitas permanecían cerradas. Los tenderos palestinos de la Ciudad Vieja se lamentaban, sobre todo, por la pérdida de turistas. «Todo está lleno de controles militares y de detectores de armas y eso disuade a los clientes», se quejaba una joven vendedora en un puesto de zumos mientras exprimía una naranja. Los que habían abierto aguantaban sentados en banquetas con ademán de espera, ante la ausencia de clientes, y torcían el gesto al ver a los jóvenes judíos saliendo del recinto sagrado que aloja la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar sagrado para el islam, y que el judaísmo denomina el Monte del Templo. Ha sido el incremento de estas visitas lo que originó la actual escalada de violencia.

En la calle de Jaffa, fuera de la Ciudad Vieja, sonaba música. Una saxofonista parecía devolver la normalidad a la ciudad, hasta que la retina descubre el masivo despliegue militar que invade intermitentemente las vías del tranvía. Pero la demostración de fuerza parecía extenderse también al sentido ciudadano y eran bastantes los israelíes que paseaban con gigantes banderas y entonaban cánticos nacionalistas. Un coche cubierto de la insignia israelí se atrevió a cruzar con altavoces el barrio árabe Silwan ante la perplejidad de sus residentes.

Hasta este barrio de Jerusalén Este, conquistado en 1967 por Israel y anexionado unilateralmente en 1980, entraron las fuerzas de seguridad el miércoles por la noche para investigar a la familia de Ahmad Abu Shaaban, el atacante de la estación de autobuses que murió por disparos de la policía. De esta zona proceden la mayoría de los autores de las veinticuatro agresiones con arma blanca que se han producido desde el 1 de octubre.

Por su parte, la ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, del partido ultranacionalista Casa Judía, anunció que ya está en marcha el proceso para revocar los permisos de residencia a los palestinos de Jerusalén Este que cometan atentados o los apoyen.

El nerviosismo alcanzó también la ciudad de Haifa, en el norte de Israel, con una falsa alarma de un individuo sospechoso en un tren. Un oficial efectuó un disparo en el vagón como reacción a los gritos de «terrorista» que lanzaron varios soldados que viajaban con él.

Netanyahu ha defendido su voluntad de devolver la tranquilidad y ha propuesto una reunión con el presidente palestino, Mahmud Abás. Este último, por su parte, que ha criticado los desafíos israelíes, intenta calmar sin conseguirlo los ánimos de una juventud hastiada que apunta tanto a la ocupación de Israel como a la inacción de su liderazgo.

Viernes de oración y nuevo día de la ira

Hamás y el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) han convocado para hoy un nuevo «día de la ira» en Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza.

Coincidiendo con la jordana del rezo musulmán, las facciones palestinas han pedido a los suyos que «muestren la rabia popular» por los «asaltos» de israelíes contra la Explanada de las Mezquitas.

La última jordana de la ira dejó un saldo de tres muertos israelíes a cargo de lobos solitarios palestinos, pese a que las manifestaciones no registraron gran asistencia. Pero la convocatoria significará poner por primera vez a prueba las medidas de fuerza impuestas por el Gobierno de Netanyahu para contener la violencia. Entre otras, las autoridades deportivas han cancelado los partidos de fútbol entre equipos judíos y árabes.

Publicado en LA VOZ DE GALICIA el 15 de octubre de 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s