EE.UU. y Turquía establecerán una zona libre de yihadistas en el norte de Siria


Una «zona libre del Estado Islámico (EI)» de 98 kilómetros de largo y 40 de ancho desde el oeste del río Éufrates. La medida que contempla el acuerdo de cooperación entre Estados Unidos y Turquía, para combatir al EI, pretende crear un espacio de seguridad «limpio» de miembros de la organización terrorista en el norte de Siria. Y es en este concepto, que discutieron Barack Obama y Recep Tayyip Erdogan por teléfono, en el que insisten: «libre del EI», para evitar suspicacias, porque la zona estará protegida sobre el terreno por fuerzas opositoras sirias.

Entre los detalles queda por perfilar la composición de estas fuerzas, en las que entrarían los rebeldes afines al Ejército Libre Sirio, al que ha estado apoyando EE.UU. El espacio también dará cobijo a los refugiados y, con la completa implementación, podría permitir la entrada de aviones americanos. Una medida que, aunque dirigida solo a combatir al EI, beneficiará a los rebeldes que luchan contra el régimen sirio de Bachar al Asad. Lo que no se contempla de momento es una zona de exclusión aérea, como ha pedido Turquía. «Ningún esfuerzo militar conjunto incluirá la imposición» de este tipo de zonas, aclaró ayer un funcionario de la Casa Blanca, por lo que el acuerdo supondrá la cooperación en terreno de Turquía con los socios que ya tiene EE.UU. en el norte de Siria.

Turquía también ha dado luz verde a que Washington use sus bases aéreas de Incirlik y Diyarbakir, permitiéndole acercarse aún más a objetivos del EI. Todas estas acciones se incluyen en el acuerdo de cooperación que consensuaron el viernes, cuando Ankara bombardeó, por primera vez, posiciones de los yihadistas en Siria, después de los ataques mortales en la frontera turco-siria. Sin embargo, el Ejecutivo aprovechó para bombardear también al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Irak, en represalia por los atentados de la guerrilla contra fuerzas de seguridad turcas. Continúan las detenciones, alrededor de 900 entre yihadistas y miembros del PKK con este motivo en Turquía.

Los combatientes kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG) consiguieron ayer, con la ayuda de ataques aéreos estadounidenses, expulsar al EI de la pequeña localidad siria de Sarrin, que habían utilizado para sitiar la ciudad kurdosiria de Kobani. Turquía insiste en que estos no son su objetivo, sino el PKK, pero la comunidad kurda acusa a Estambul de extender la lucha a su causa.

Mañana, Bruselas acogerá una reunión de la OTAN, solicitada por Ankara al invocar el artículo 4, que prevé consultas en caso de amenaza a la integridad territorial y seguridad de un país miembro. Alemania ya ha adelantado que no cree que se den las condiciones para una misión de la Alianza. «Está muy lejos la necesidad de invocar la cláusula de defensa mutua», puntualizó la canciller, Angela Merkel. El secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, aclaró que Turquía no ha solicitado de momento apoyo militar sustancial.

Publicado en LA VOZ DE GALICIA el 28 de julio

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s