Por qué fallaron las encuestas


La finalmente cómoda victoria de Benjamín Netanyahu ha sido una sorpresa por la atmósfera ilusoria que habían creado las encuestas de intención de voto, que daban una ventaja creciente al centroizquierdista Campo Sionista. Pero lo cierto es que la sociedad israelí ha expresado claros síntomas durante este último año de la derechización que se estaba viviendo en su interior.

La burbuja de Tel Aviv como paradigma liberal y progresista explota en el resto de la geografía del país; en las colonias de Cisjordania o en Sederot, donde sus residentes votan con el recuerdo de los misiles de Hamás desde la Franja de Gaza. El Likud ha conseguido las votaciones más altas en 8 de las 10 ciudades más grandes de Israel. La guerra en Gaza del pasado verano tuvo el apoyo mayoritario de los israelíes y, por primera vez, los partidos de izquierdas se veían incapaces de movilizar a la población en las calles de la capital financiera israelí para oponerse a un ataque militar que estaba causando cientos de víctimas. La ola de violencia vivida en Jerusalén durante los meses de noviembre y diciembre también aumentó los temores por la seguridad, que Netanyahu ha enarbolado durante esta campaña.

¿Pero por qué no se habían reflejado estas tendencias en las encuestas? Con el empate técnico de los sondeos durante la noche electoral, un grupo de periodistas israelíes consideraban, en el recinto donde Netanyahu e Isaac Herzog cantaban al mismo tiempo victoria, que Israel había iniciado su camino hacia el centro. Solo faltaba por determinar si la balanza se inclinaría levemente a la izquierda o a la derecha. Los resultados finales derribaron esta teoría, pero medios como Haarezt habían conseguido transmitir el anhelo de cambio y destacar el deterioro del liderazgo de Netanyahu, porque sí ha decepcionado su política económica, pero no lo suficiente como para sacrificar su «puño de hierro» en la seguridad.

Los tres días previos fuera de campaña, Netanyahu se mostró nervioso por los sondeos, y no escatimó en tácticas y guiños para arrastrar el voto de derechas. El aumento de participación parece indicar que movilizó a los indecisos y terminó de convencer a quienes notan una constante amenaza contra Israel. El órdago lo lanzó justo antes de la jornada electoral, cuando dio por finiquitada la solución de los dos Estados. La realidad israelí se impuso en las urnas.

Publicado en LA VOZ DE GALICIA el 19 de marzo de 2015

One thought on “Por qué fallaron las encuestas

  1. Pingback: Sumario: elecciones Israel – 17 de marzo de 2015 | ORIENTE ES PRÓXIMO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s