Jordania desconfía y pide al Estado Islámico una prueba de vida del piloto capturado


La terrorista Sajida Rishawi debía estar en la frontera turca antes del atardecer o el piloto jordano sería ejecutado. El Estado Islámico (EI) ampliaba así el plazo de 24 horas dado a Jordania para excarcelar a la yihadista, presa desde el 2005, a cambio de la liberación de dos rehenes, el aviador Muaz Kasasbeh y el japonés Kenji Goto. Pero el Gobierno de Amán insistió en sus condiciones, como hizo al término del primer ultimátum que venció el miércoles: Rishawi no será liberada hasta recibir una prueba de que Muaz sigue vivo.

Cayó el sol y, por segunda vez, no hubo evidencia del estado del piloto ni noticia del grupo terrorista. El Ejecutivo anunció que paraba las negociaciones hasta recibirlas. El padre del cautivo volvía a pedir clemencia y más tiempo para avanzar en el acuerdo. La esposa de Goto mantuvo el silencio ante las condiciones de Amán.

Lo cierto es no hay imágenes recientes del piloto. En los dos mensajes de audio y vídeo difundidos por el EI, el periodista japonés era el que exponía las exigencias del ultimátum sin que en ningún caso apareciera Kasasbeh. La prioridad de Jordania es traer con vida a Muaz, consciente de la influencia de la tribu a la que pertenece su familia.

El joven cayó en manos del EI cuando su avión fue derribado en la provincia siria de Al Raqa, feudo de los yihadistas.

Publicado en LA VOZ DE GALICIA, el 30 de enero de 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s