Egipto, movido a votar sí a la Constitución


©LauraFernándezPalomo

©LauraFernándezPalomo

La campaña para el referendo constitucional en Egipto, que se votará mañana y el miércoles, comenzó incluso antes de la redacción del texto final en diciembre. La del sí. Porque no parece que haya otra alternativa a juzgar por el destino de los tres miembros de un partido que fueron arrestados por colgar carteles con el no. «Los egipcios que quieren a su país: Sí, Constitución», indica la serigrafía en árabe de los únicos anuncios que decoran edificios y puentes sobre el Nilo. El centro de opinión Baseera arroja un dato: el 74 % la apoyarán. No hay duda en la calle de que ese será el resultado.

La Alianza por la Mujer Árabe firma también algunos de esos carteles. Su protección constitucional ha mejorado con respecto al anterior texto, el llamado islamista, que se aprobó en diciembre del 2012, bajo el mandato de Mohamed Mursi. Es la valoración general de la nueva Carta Magna, al rebajar el tono confesional de la anterior, pero con dos claves que no perdonan quienes se sienten leales a la revolución del 25 de enero que pretendía terminar con el poderío militar: la potestad que da al Ejército para elegir el ministro de Defensa durante dos legislaturas; y el que se mantenga la posibilidad de juzgar a civiles en tribunales militares.

Las señales de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak se van borrando. La plaza Tahrir ha vuelto a la normalidad, con la mitad cerrada por obras. Los brochazos han hecho desaparecer las pintadas reivindicativas que emborronaban las paredes. Allí los egipcios han escrito sus iras durante estos estos tres años, pero ahora hay una obligada vuelta a la normalidad. «La policía, por fin, es fuerte y lo será más después del referendo», pronostica el cristiano Amr, que antepone la actual situación -a la que evita llamar golpe de Estado- a la pasada presidencia islamista porque a «todos forzaba a llevar barba». «Con Al Sisi todos somos egipcios y estamos más seguros».

El hombre del momento

Abdel Fatah al Sisi, jefe del Ejército, es el hombre del momento. Y más podría serlo tras confirmar que se presentará a las elecciones presidenciales si el «pueblo lo pide». Cada día es más probable su nombramiento como rais de Egipto, que, según el presidente actual, Adly Mansur, tendrá «poderes plenos». Es el segundo referendo constitucional en apenas un año, aunque con menos debate en la calle que el anterior. «No entiendo por qué nos piden participar si solo podemos decir sí. Yo votaré no», señala el joven Taha, antes de zanjar: «Solo los que no son revolucionarios pueden votar sí a esta Constitución». La incógnita está en los porcentajes. Los Hermanos Musulmanes ya han anunciado su boicot. Está por ver si se superará el 33 % de participación del 2012, que debería legitimar el apoyo popular por el que los militares se hicieron de nuevo con el poder el 3 de julio del 2013.

Publicado en LA VOZ DE GALICIA (13 de enero de 2014)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s