Aceite, azúcar, carne y libras egipcias por un sí en el referendo


IMG_2432

El Cairo – Aceite, azúcar, algo de carne y 50 libras egipcias (seis euros) tentaron lo suficiente a Ahmad y sus vecinos para que votaran sí en la primera ronda del referendo de la nueva Constitución de Egipto celebrada ayer. Entre gallinas picoteando basura esparcida, Ahmad confesó, anteponiendo la supervivencia a un ajeno concepto de democracia, que «si hay dinero de por medio» no tienen «ningún problema».

La oferta, explicaron, llegó de los islamistas que a las ocho de la mañana de ayer, coincidiendo con la apertura de los colegios electorales, llevaron a los residentes del deprimido barrio de Taba, en Ciudad Naser, al este de El Cairo, a votar en favor de la Carta Magna.

No todo el distrito cairota de Ciudad Naser está como Taba sin asfaltar, en otras zonas, los votantes como Mustafá Elsay, «musulmán liberal» de chaqueta de cuero, recriminó en perfecto inglés que «el actual Egipto no es una democracia». Mustafá no creyó al grupo de observadores que dentro del colegio electoral se presentaron como organización supervisora de derechos humanos. El Club de Jueces boicoteó los comicios. Solo 7.000 se ofrecieron para fiscalizar el proceso y, según el órgano judicial, detectaron falta de vigilancia en al menos 26 de los 6.375 centros de votación. «Los que me hablaron tenían barba.. eran de una organización… sí, la de los Hermanos Musulmanes -a la que pertenece el presidente Mohamed Mursi- que incluso me dijeron que votara que sí». Dijo no. «Nosotros solo venimos a alegrarnos de que haya gente participando; no hablamos con ella», declaraba un miembro de la Hermandad que merodeaba por una de las colas de electores en el barrio de Qalat Alcaps.

La joven Lamia Mahmoud paseaba por Ciudad Naser después de haber emitido un sufragio erróneo en otro distrito, que finalmente le permitieron corregir. «En la televisión oficial, Al Masri, explicaron que debíamos marcar el no de la derecha o el sí de la izquierda. Las papeletas tenían la ubicación contraria. «Me lie y me confundí», explica.

Tres veces

Un miembro de la mesa electoral le propuso tachar el voto y reescribir el correcto tres veces. «Menos mal que sabía leer», apunta en referencia a una población con más del 30 por ciento de analfabetismo.

La coalición opositora Frente de Salvación Nacional, que pidió el no contra lo que consideran que es la Constitución de los Hermanos Musulmanes, «no la de todos los egipcios», expresó «su profunda preocupación por el volumen de irregularidades».

Un país con una sociedad cada vez más dividida

Sermón del viernes en Tahrir

«Egipto no es solo de los Hermanos Musulmanes. Somos musulmanes, cristianos, seculares… somos egipcios», reprochaba Tareq Mohamed la política del presidente Mursi, a quien responsabilizó de la polarización social de Egipto y de los enfrentamientos que durante las tres semanas previas al referendo han provocado siete muertos y decenas de heridos. «Yo votaré que sí porque lo que quiero es estabilidad», interrumpía Mahmud Armush, generando una discusión en un café del modesto barrio de Saida Nafisa.

«Mursi ha hecho todo lo posible por iniciar un diálogo». El joven islamista Kareem Hareedy confía en el rais y en la Constitución, por lo que aplaudió la manifestación de apoyo del viernes, que registró mayor asistencia que las convocadas en Tahrir o frente al palacio presidencial por la oposición y que pedían el no.

«La gente tiene miedo, porque estas últimas semanas los islamistas mandaban a sus milicias», justificaba el revolucionario Sharif Ilethi en Tahrir sobre la asistencia. Lo que, para él, no significa que tenga un reflejo en las urnas, aunque tanto analistas, como votantes a favor y en contra, creen que será aprobada.

Los egipcios no debaten solo el contenido de la Carta Magna, sino la legitimidad del presidente que ha ido perdiendo el apoyo de los neutrales. El texto de 236 artículos quedó definido el 30 de noviembre tras una jornada exprés de 16 horas de trabajo y con la oposición fuera de la Asamblea Constituyente. El referendo para ratificarlo se inició ayer en 10 gobernaciones, con más del 50 % de participación según las primeras estimaciones; y terminará el día 22 con la votación de las 15 restantes. Si se aprueba habrá legislativas, si se rechaza se convocará otra Asamblea Constituyente.

Publicado en la LA VOZ DE GALICIA (16 de diciembre de 2012)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s