El nuevo Príncipe Heredero es contrario a posibles reformas


Más de 63.000 efectivos de las fuerzas de seguridad saudíes, según fuentes oficiales, se habían movilizado para prevenir posibles altercados durante el “haj” (peregrinación anual de los musulmanes a la Meca). La tensa situación de los países de la región, y las protestas vividas en el país, hacían temer a las autoridades que renaciera el descontento, durante un evento que congregó el pasado 6 de noviembre a más de tres millones de fieles, muchos de ellos procedentes de países árabes.

El ministro del Interior de Arabia Saudí y recién nombrado Príncipe heredero, Nayef bin Abdel Aziz, se mostró intranquilo, sin reconocerlo abiertamente, y pidió a los fieles que no mezclaran la religión con la política. “Lo que sucede en algunos países hermanos es un asunto interno”, declaró durante los días previos. Por su parte Abdel Menem al Meshuh, ministro de Asuntos Islámicos, utilizaba las redes sociales para lanzar una campaña y convencer a los asistentes de que “es una herejía utilizar la peregrinación con objetivos políticos”.

Aunque la peregrinación de este año terminó sin que trascendieran datosoficiales sobre posibles incidencias, según Press TV cientos de fielesprocedentes de Bahrein se concentraron durante toda la semana en el centro de la ciudad de La Meca para denunciar la intervención de Arabia Saudí en las revueltas de su país. Decenas de ciudadanos saudíes se solidarizaron y pidieron que el reino dejara de interferir en el país vecino. El domingo, primer día del Eid Al Adah, las tropas saudíes volvían a unirse a las fuerzas deseguridad de Bahrein para reprimir las protestas contra el Sheij Hamad. Como hicieron meses antes con sus protestas internas en Qatif, que fueron dispersadas con gases lacrimógenos. Desde entonces, después de que se anunciara un plan económico de 36.000 millones de dólares, no se han producido manifestaciones importantes.

Arabia Saudí se esmera en ayudar en la contención de cualquier brote revolucionario entre las monarquías petroleras, sin embargo con Siria, aunque al principio mantuvo un comedido silencio; actualmente lidera el ala más crítica de la Liga Árabe contra el régimen de Bachir Al Assad. Ha sido uno de los promotores de la suspensión a Siria en la institución, acordada el 12 de noviembre.

Desde finales de octubre, el ministro del Interior es también el príncipe heredero, en sustitución del Sultán que falleció el pasado 22 de octubre. Nayef bin Abdel Aziz es considerado un dirigente contrario a las reformas y a los cambios sociales; destaca su beligerancia ante cualquier forma de oposición.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s